Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

COLORES

Imagen
Esta es la historia de Lailo, un niño rojo nacido en un pueblo rojo, donde todo era rojo: sus padres, sus libros, su ropa, …

 Un día, del temible cielo, que no era rojo cayó la peligrosa lluvia sin color, todos en pueblo rojo corrieron a esconderse a sus casas rojas, pero Lailo estaba perdido y no sabía volver con sus padres rojos. Y allí se quedó, empapándose, en medio de la plaza roja, llorando lágrimas rojas. Se quedó dormido del cansancio, lo despertó el ruido de voces, al abrir los ojos vio a un grupo de gente roja que lo miraban con miedo y con desprecio. En sus bocas rojas que murmuraban solo se podía leer la palabra AZUL. Fue entonces cuando Lailo miró sus manos, ¡ya no eran rojas!, la lluvia las había convertido en azules. Asustado, observó como su padre se acercaba, corrió hacia él y la abrazó.

-Papá, ¿ Por qué soy azul?, ayer era rojo como los demás. ¿ Qué ha pasado con mi color?

-Lailo , nunca has sido rojo. Al nacer, tu madre y yo nos asustamos porque no eras rojo. Te pinta…

LA PECERA

Imagen
Un niño de 8 años entró en su clase para hacer el examen global de matemáticas. Estaba realmente nervioso por su prueba, no podía tranquilizarse. Su angustia creció tanto que no pudo controlarse y se orinó en los pantalones. Por mucho que intentó disimular, se enrojeció como un tomate;  miró hacia abajo y vio como gotas caían suavemente al piso. Para su sorpresa cuando levanta la vista, ve que su profesora le llama para que acuda a su mesa. No sabe qué hacer. ¿Cómo podría moverse sin dejar al descubierto su situación? La profesora al notar que el niño está como paralizado y no viene a su mesa, se levanta y se dirige hacia el pupitre del niño. ¡¡Oh, no!!, piensa él. ¿Qué voy a hacer ahora? Al acercarse un poco más y darse cuenta de la situación la profesora pensaba: “¿Qué debo hacer ahora? Se avergonzará y los compañeros se reirán de él. En ese momento, una niña compañera de clase, va hacia él con una pecera y al pasar junto a él tropieza y se le cae todo el agua de la pecera sobre la ropa…

LA ESTRELLA DE MAR

Imagen
No hace mucho, dos jóvenes enamorados ocupaban sus tardes paseando por las arenas de una playa que descubría la bajamar. En este paraíso de amor transcurrían sus horas, hablando y hablando de todas sus ilusiones y sentimientos. Eran muy felices allí solos, sin que nadie les molestase.
Poco a poco, los temas de diálogo se fueron repitiendo y repitiendo hasta que no supieron de qué hablar. Se limitaron a observarse detenidamente y a amarse con los ojos. Eran muy felices allí solos, sin que nadie les mirase.
Una tarde, las olas depositaron en su playa una estrella reluciente. Sin decir palabra, la miraron, sonrieron y la escondieron entre las rocas. Y todas las tardes se reunían para, juntos y en silencio, observar aquella estrella. Eran muy felices allí solos, sin que nadie descubriera su estrella.
Al poco tiempo, él llegó a la playa antes y corrió a mirar la estrella. Pero la estrella no resplandecía.
Sólo cuando llegaba ella la estrella comenzaba a lucir en todo su esple…

LA LENGUA

Imagen
Para probar el ingenio del discípulo, el sabio lo envió un día a comprar lo peor que encontrara en el mercado.

El discípulo volvió con una lengua de animal, de cerdo o de vaca, y le dijo a su amo, refiriéndose a la lengua humana:

- Te traigo una lengua, porque lengua es lo peor que hay en el mundo. Por culpa de la lengua los hombres se insultan, se amenazan, se mienten, se calumnian y se pelean. La lengua es la causa de muchas desgracias.

El sabio le dio la razón y, al día siguiente, lo envió de nuevo al mercado, con el encargo de comprar lo mejor que encontrase.

El discípulo volvió con una lengua de animal, de cerdo o de vaca. El sabio se enfadó mucho, creyendo que el discípulo se se burlaba de él, pero él le dijo a su amo, refiriéndose a la lengua humana:

- Te traigo una lengua, porque lengua es lo mejor que hay en el mundo. Con la lengua, la madre arrulla al hijo, el joven declara sus sentimientos a su amada, el hombre pide ayuda en el peligro, la mujer consuela al aflijido, el ma…

LA MANZANA

Imagen
En ocasiones la vida te golpea con un ladrillo en la cabeza. No perdáis la fe. Estoy convencido que lo único que me permitió seguir fue que yo amaba lo que hacía. Tenéis que encontrar lo que amáis. Y eso es tan válido para el trabajo como para el amor. El trabajo llenará gran parte de vuestras vidas y la única manera de sentirse realmente satisfecho es hacer aquello que creéis que es un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amar lo que se hace. Si todavía no lo habéis encontrado, seguid buscando. No os detengáis. Al igual que con los asuntos del corazón, sabréis cuando lo habéis encontrado. Y al igual que cualquier relación importante, mejora con el paso de los años. Así que seguid buscando. Y no os paréis.
Nadie quiere morir. Incluso la gente que quiere ir al cielo, no quiere morir para llegar allá. La muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y es como debe ser porque la muerte es muy probable que sea la mejor invención de la vida. …

LA ORUGA

Imagen
Dios no nos hubiera dado la posibilidad de soñar, si no nos hubiera dado la oportunidad de hacer realidad nuestros sueños.

Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un saltamontes:

- ¿Hacia dónde te diriges?- le preguntó.

Sin dejar de caminar, la oruga contestó:

- Tuve un sueño anoche; soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo.

Sorprendido, el saltamontes dijo, mientras su amigo se alejaba:

- ¡Debes estar loco!, ¿Cómo podrías llegar hasta aquel lugar? ¡Tú, una simple oruga!. Una piedra será para ti una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable.

Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. Sus diminutos pies no dejaron de moverse. La oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.

Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir de su …