EL CENTAURO

 
 
Había una vez un centauro que, como todos los centauros, era mitad hombre y mitad caballo.

Una tarde, mientras paseaba por el prado, le entró hambre y se preguntó:

- ¿Qué comeré, una hamburguesa o un fardo de alfalfa?

Como no pudo decidirse, se quedó sin comer.

Más tarde el centauro quiso dormir.

- ¿Dónde dormiré? - pensó - ¿En el establo o en un hotel?

Como tampoco pudo decidirse, se quedó sin dormir.

Sin comer y sin dormir..., el centauro enfermó.

- ¿A quién llamaré? ¿A un médico o a un veterinario?

Y sin poder decidir a quién llamar, el centauro murió.

La gente del pueblo se acercó al cadáver y sintió pena.

- Hay que enterrarlo - dijeron - pero, ¿dónde, en el cementerio del pueblo o en el campo?

Y como no terminaban de decidirse, lo dejaron enterrado en el prado y se lo comieron los buitres.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL PAÍS SIN PUNTA

EL TEJÓN