EL REY




A las afueras de aquella aldea vivía un anciano en una casa pobre, con su pequeño huerto y una vieja gallina.
Una tarde, a punto de oscurecer, vio que en el horizonte se dibujaba un caballo. Poco después, comprobó que encima del caballo había un joven jinete. Éste, al llegar, le dijo:
-     
-        - ¿Por dónde se va a la ciudad? Salí esta mañana temprano a cazar y me he perdido?
El anciano le explicó:
- Tienes que cruzar el bosque, rodear la siguiente montaña, cruzar con  mucho cuidado el río, porque hay cocodrilos, y coger la carretera a la izquierda, que te llevará directamente a la ciudad.
El joven le dio las gracias y comenzó su viaje, pero enseguida el anciano le dijo:
-     
-      - Joven, ya se ha ocultado el sol tras la montaña y pronto caerá la noche, ¿por qué te quedas aquí, descansas y mañana sigues tu camino?
El joven aceptó y el anciano le ofreció una buena sopa de gallina para cenar y su cama para dormir, mientras que él lo haría en la alfombra. A la mañana siguiente, el joven le propuso:
-       - Ya que eres tan generoso, ¿podrías acompañarme hasta la ciudad? Tú conoces todos estos caminos, y yo no estoy seguro de poder llegar solo.
-     - Con una condición, - aceptó el anciano – me han dicho que en la ciudad han nombrado un nuevo rey, y quisiera conocerlo cuando lleguemos.
-       - Trato hecho; al llegar iremos a ver al nuevo rey, que es amigo mío.
Emprendieron camino y, al cabo de dos días, llegaron a la ciudad. Poco después se encontraron a las puertas del palacio real. Los guardianes hicieron una reverencia al amigo del rey y le dejaron pasar.
En la primera sala se encontraron con mucha gente bien uniformada. Todos ellos hicieron una reverencia al amigo del rey.
-       - ¿Cuál de estos es el nuevo rey? – preguntó el anciano.
-       - Ten paciencia, pronto lo verás – contestó el joven.
En la segunda sala se vieron a señores bien trajeados. Todos ellos hicieron una reverencia al amigo del rey.
-       
-       - ¿Cuál de estos es el nuevo rey? – preguntó el anciano.
-      - Ten paciencia, pronto lo verás – contestó el joven.
Por fin, un soldado les abrió las puertas del salón del trono. Al entrar, el anciano se quedó sorprendido de ver los muebles del salón, todos de oro; pero allí no había nadie.
-       
         - Aquí – dijo el anciano – sólo estamos tú y yo, uno de los dos debe ser el nuevo rey.
-       - Efectivamente,- le dijo el joven – tú eres rey.
-       - No, yo nunca he sido rey.
-    - Pero ayer me recibiste en tu casa, me mostraste el camino de vuelta y, sin conocerme de nada, me ofreciste tu gallina y tu cama. Tú eres el rey de la compasión. Y yo, nuevo rey, tengo el gusto de nombrarte mi consejero.
    Gracias, Boni www.boniofogo.com

Comentarios

  1. Una amabilidad bien recompensada, sin duda. ¡¡Cuántos "reyes" así se necesitaría hoy!!

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL PAÍS SIN PUNTA

EL CENTAURO

LAS TRES PIEDRAS