EL CABO DE VELA


Heliodoro, famoso fabricante de velas allá por la Edad Media, había pasado todo el día intentando vender sus velas en los pueblos de la comarca, sin mucho éxito. Llegada ya la noche llegó a su ciudad con el carro lleno de sus cirios. Era tan tarde que las puertas de la muralla estaban cerradas.
Heliodoro sabía que la puerta estrecha nunca cerraba (cosa que ocurría en toda muralla que se preciara de tal) , pero estaba orientada al norte, cerca del quemadero de basuras, y no le apetecía pero no tuvo otro remedio que ir hasta allí.
Al llegar, el guardia le dijo que él podría pasar; pero la puerta era tan estrecha que todo su cargamento tenía que quedarse fuera hasta la salida del sol.
Heliodoro aceptó, ¡qué remedio! Y entró en la ciudad.
Y ahora, en el barrio más alejado de su casa, poco transitado por él, ¿cómo orientarse en la noche? Si pudiera coger una de sus velas, lisas, rectas, blancas, de las que sirven en los altares de los santos, … pero se habían quedado en la puerta estrecha.
Empezó a rebuscar entre sus ropas y así dio con un cabo de vela, una humilde vela a medio gastar que estaba en su bolsillo. Lo sacó y lo miró detenidamente: pequeño; de mil colores, porque estaba hecho de sobras de grandes velas de adorno, pero con una mecha prometedora. La encendió y con aquella pequeña luz consiguió llegar a su casa y descansar cómodamente hasta la salida del sol para volver a por sus preciosos cirios.

Cuando Heliodo cerró los ojos, el cabo de vela terminó de derretirse sobre la mesa y se apagó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL PAÍS SIN PUNTA

EL CENTAURO

EL TEJÓN