EL OMBLIGO DE ORO

 
Érase un hombre con un ombligo de oro que le causaba constantes apuros, porque, siempre que se bañaba, era objeto de toda clase de bromas.

El hombre no hacía más que pedirle a Dios que le quitara aquel ombligo.

Por fin, una noche soñó que un ángel se lo desenroscaba y lo dejaba encima de la mesa, tras lo cual se esfumó.

Al despertar por la mañana, comprobó que el sueño había sido real: allí, sobre la mesa, estaba el brillante ombligo de oro.

Entusiasmado, se levantó de un salto… y el culo se le desprendió y cayó al suelo

Comentarios

  1. Oye esa mamada jajajaja xD esta loco esperaba un final mas xD jajaja qq loqqo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL PAÍS SIN PUNTA

EL CENTAURO

LAS TRES PIEDRAS