LAS LENTEJAS

Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando vino el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey. Y le dijo Aristipo:

- Si aprendieras a ser sumiso al rey no tendrías que comer esa basura de lentejas.

A lo que replicó Diógenes:

- Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey.

Comentarios

  1. Muy buen relato filosófico.

    Esta es la base de la libertad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL PAÍS SIN PUNTA

EL CENTAURO

EL TEJÓN