LA NIÑA INVISIBLE




Había una vez una niña que se llamaba María. Vivía al borde de un río. La casa de María estaba entre dos colinas. Sobre una colina estaba Pueblo Verde y sobre la otra estaba Pueblo Azul.
Los niños de Pueblo Verde lo pasaban muy bien. Los que no lo pasaban tan bien eran sus animales. Los niños de Pueblo Azul vivían muy contentos. Las que no vivían nada contentas eran sus plantas. Además, los niños de Pueblo Verde no eran amigos de los de Pueblo Azul. ni los niños de Pueblo Azul eran amigos delos de Pueblo Verde.
María vivía en medio de los niños verdes y de los niños azules. Era amiga de los animales y de las plantas. pero también quería ser amiga de los niños azules y de los niños verdes. Los niños de Pueblo Verde no la querían, porque no era verde y los niños de Pueblo Azul no la querían porque no era azul.
María lo había intentado todo, pero nada le había dado resultado .... aquellos niños no querían ser sus amigos. María se sentía cada vez más sola. Un día llegó a llorar tanto que sus propias lágrimas la borraron y se volvió invisible.
Como María se había vuelto invisible, los niños verdes no se daban cuenta de que la niña estaba con ellos... y no comprendían porqué les fallaban las trampas que preparaban contra los niños azules. María también pasaba muchos ratos con los niños azules. aunque ellos no se daban cuenta. porque no la veían. Y no entendían porqué se estropeaban las armas que preparaban contra los niños verdes.
Con lo que María conseguía deshacerles todas las barbaridades. Los niños verdes tuvieron que inventar otras distracciones. María procuraba que los nuevos juegos de los niños verdes fueran menos salvajes. Los niños azules, para no aburrirse, idearon también nuevas actividades... y. después de algún tiempo, se interesaron también por los juegos de los niños verdes. Pensaron que, a lo mejor, jugar con ellos era más divertido que pelearse con ellos. Y los niños verdes y los niños azules acabaron por hacerse amigos y jugar juntos en el valle. 
Aquel día, María dejó de ser invisible. Y estaba muy contenta porque tenía muchos amigos y no estaba sola. A nadie le importaba ya que no fuera ni verde ni azul.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL PAÍS SIN PUNTA

EL CENTAURO

EL TEJÓN