LA LÁGRIMA

Una niña pequeña volvía de la casa de una vecina que acababa de perder una hijita de seis años en un trágico accidente.

- ¿Qué tenías que hacer tú en casa de la vecina?- le preguntó el padre.

- Fui a consolar a la madre.

- Y, ¿qué podías hacer tú para consolarla?

- Me senté en sus rodillas y me puse a llorar con ella.

Comentarios

  1. A veces, para aliviar sufrimientos, hay que llamar a cien puertas o frenar cien cuchillos.
    Otras veces, sólo quedan las lágrimas.

    ResponderEliminar
  2. muy corto ese te habra costado poco hacerlo los examenes son una m...............ierda

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL PAÍS SIN PUNTA

EL CENTAURO

EL TEJÓN